La grieta interna de Juntos por el Cambio y el golpe de estado como amenaza

APCS por Jorge Colmán(*). La grieta interna de Juntos por el Cambio y el golpe de estado como amenaza

El asesinato por parte de extorsionadores y una presunta pareja de Fabian Gutierrez, quien fuera secretario de Cristina Fernández hace 10 años atrás, generó un documento de “Juntos para el Cambio” que fue ampliamente criticado por el oficialismo, organismos sociales y sindicales de todo el país. Todo esto forma parte de un contrataque del macrismo ante el escándalo con las escuchas ilegales que salpican fuertemente a los gobiernos de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal (Ver nota)

El documento que fue tildado de oportunismo y necropolítica también tuvo reparos dentro del radicalismo, una de las principales fuerzas de Juntos para el Cambio. Ricardo Alfonsín, hijo del ex presidente Ricardo Alfonsín, critico duramente el documento “Cómo podemos creer que JxC está comprometido en serio con la República y la democracia después del documento sobre el crimen de Fabian Gutierrez?” y destacó que el documento plantea hacia adelante un clima de violencia política “No hay posibilidad de convivencia democrática cuando la dirigencia sin prueba ni fundamento siembra sospechas semejantes” afirmó en su cuenta de Twitter.

Otro de los que dejó su crítica fue Mario Negri, jefe del bloque radical, manifestó que “hubiera esperado un poco más de tiempo antes de publicar” un documento de ese tono y sostuvo que no tiene “ningún elemento para pedir que la investigación pase a la Justicia Federal”, en contra de lo escrito horas antes.

Esto desató una crisis interna que se viene desarrollando entre los que no tienen responsabilidad de gestión y aquellos que si la tienen y necesitan de un diálogo constante para resolver problemas de su territorio. Entre los que tienen que gestionar esta Nicolas Massot, Director del Banco de la Ciudad, que afirmó “Creo que acá hay que evitar engrietar la justicia, no se puede afirmar ni descartar nada, hay que darle tiempo a la Justicia” destacó.

El golpe en marcha

A mediados del mes pasado la reunión entre Mauricio Macri y Elisa Carrió trazaron lo que se sería el regreso a la política del ex-presidente. Uno de los primeros ejes a utilizar fue el “carancheo” con el uso político de la pandemia de Covid 19. El crecimiento de casos era la excusa y la vanguardia política de esa estrategia política eran los grupos “anticuarentena”.

Los “atropellos institucionales” forman parte de una estrategia discursiva que se vuelve a repetir, agigantado por los medios corporativos adictos al poder económico. El 20 de junio el ex presidente salió a apoyar a la empresa que fue su principal apoyo económico de campaña y sobre la cual llegaron jugosos millones de dólares de bancos oficiales durante su gobierno “Vicentín”. La banderita militante era un claro apoyo a las fuerzas de cambiemos movilizadas en Santa Fe a favor de una empresa que dejo un tendal de empresas al borde de la quiebra y endeudadas.

El “atropello a la democracia”, “gravedad institucional”, “Falta de un plan económico” son la generación de un clima, un estado de situación preparatorio para un golpe que termine con el gobierno de Alberto Fernández. La conductora suplente de “La noche Mirta” (Legrand) ya instaló en la agenda política de si “Alberto Fernández terminará su mandato”. La comunicadora Juana Viale lanzó la pregunta que rápidamente replicaron los medios opositores Clarín, La Nación, Infobae y otros, como si la comunicadora de almuerzos y cenas fuese una experta sobre el tema.

El macrismo se defiende atacando, su estrategia es profundizar “la grieta”, tira muertos y sospechas sobre el gobierno nacional, todas infundadas y de muy baja calidad política en sus críticas, pero que buen resultado le diera en 2015 cuando por escaso margen venció a Daniel Scioli. Es que las elecciones no están tan lejos y para ellos el panorama es sombrío en las investigaciones que se destapan en la justicia.

Juntos por el cambio pone en juego la convivencia democrática manifiesta Ricardo Alfonsín, y es allí donde esta la clave de la estrategia de Juntos por el Cambio. Busca exacerbar su ala dura, una derecha comandada desde los medios de comunicación y que con unas pocas consignas esta dispuesta a salir a la calle, es el “acumulado político” que tiene Mauricio Macri, que aunque le muestren la corrupción y su falta de apego a la democracia, seguirán creyendo en el.

Macri envía a su cabeza de turco, Patricia Bullrich para que realice el trabajo sucio, el documento lleva su firma junto a Federico Angelini (PRO), Alfredo Cornejo, Alejandra Lorden(UCR), Maximiliano Ferraro y Mariana Zuvic (Concertación Cívica). La Presidenta del PRO sale a pegar mientras Macri, Larreta y Vidal hacen silencio stampa, ellos se preservan para las candidaturas y el armado de la contraofensiva.

El Contexto latinoamericano de derecha y baja calidad democrática

Desde la caída de Fernando Lugo en Paraguay, donde la derecha tomo el poder con un golpe blando, ha dejado como consecuencia gobiernos de baja calidad democrática y hasta proyectos fascistas y fanáticos se muestran como alternativa a la izquierda y el progresismo.

Brasil gobernada por Bolsonaro luego del impeachment contra Dilma Rousseff, es el ejemplo de cogobierno con militares, fanáticos religiosos y una derecha con un fuerte desapego a la democracia y la vida ante la pandemia de Covid 19. Miles de muertos, sostener la economía a cualquier precio muestra su lado de debilidad. Los militares lo miran con recelo y dado el protagonismo que tienen en la actualidad, podrían avanzar sobre un gobierno poco serio y cuestionable. Lula tiene una enorme tarea de generar una enorme alianza electoral para enfrentar en un futuro no tan inmediato.

Chile se encuentra ante la pandemia como su par brasileño y los EEUU, su sistema de salud esta al límite al no poder frenar la pandemia de covid 19. Viene de sufrir enormes movilizaciones en todo el país que fueron ferozmente reprimidas y que recibieron fuertes críticas de los organismos de ddhh del continente. El neoliberalismo y sus políticas son su principal foco de crítica. El rol del Estado en Educación y ahora en Salud han sido parte del reclamo junto a mas participación y apertura.

Bolivia sufrió un golpe contra Evo Morales ejecutado por una derecha racista, fundamentalista y xenófoba. Las movilizaciones fueron reprimidas con ferocidad y la persecución de los dirigentes políticos y sociales fueron hasta el día de la fecha moneda corriente. El gobierno de Yanine Añes busca la salida democrática con una alianza apañada y organizada por la embajada de los EEUU, mientras que Evo Morales organiza su frente ante una derecha amontonada con muchas contradicciones.

Venezuela resiste el bloqueo económico que le impuso los EEUU. Sus recursos en el exterior son confiscados y entregados a un presidente ficticio y títere de Donald Trump. Maduro logró controlar la pandemia de Covid y se encuentra entre los países que no tienen grandes problemas en su sistema de salud.

Colombia y Perú con gobiernos de derecha han consolidado su poder y nada indica que habría importantes cambios en el mando, su orientación hacia los EEUU es sostenida y reconocida públicamente sin grandes oposiciones.

Solo México se encuentra en alianza con la Argentina, un país alejado desde el punto de vista geopolítico y que con la emergencia de la pandemia no se pudo avanzar en acuerdos que fortalezcan este nuevo eje centro y suramericano.

Las democracias de baja calidad y el avance de la derecha, grupos golpistas, fundamentalistas y xenofobos, conforman una alianza regional, donde muy poco importa la república, la democracia y las instituciones que forman parte de sus discursos. Son los grupos de poder económicos locales (las oligarquías) que aliadas en los procesos de transnacionalización buscan desesperados sostenerse en el poder, en un mundo donde el neoliberalismo ha caído como discurso económico, pero que en la nueva configuración del poder mundial postpandemia intentará reposicionarse.

(*) Sec de Interior de la CTA Regional, Consejero Escolar (MC) de Malvinas Argentinas

 

 

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s