Joaquín, no es política partidaria, es Éxodo Cap 20:1-18 «No matarás», ¡Es un intento de magnicidio!

APCS por Jorge Colmán. Joaquín, no es política partidaria, es Éxodo Cap 20:1-18 «No matarás», ¡Es un intento de magnicidio!

«Dios habló y dijo todas estas palabras: Yo soy el Señor tu Dios. Yo te saqué de la tierra de Egipto, donde vivías como esclavo.” Con estas palabras comienza el decálogo o leyes que todo cristiano conoce como «los diez mandamientos». Entre ellos se encuentra la liberación de un pueblo y el sexto mandamiento que dice «No matarás», que es absolutamente claro, bajo ningún punto de vista atentarás contra otro ser humano y agrego «Amarás a tu prójimo como a ti mismo» donde no caben los discursos de odio.

En cuanto a la palabra «magnicidio» etimológicamente tiene raíces latinas y significa «asesinato de alguien importante». Sus componentes léxicos son: magnus (grande), caedere (matar, cortar), más el sufijo -io (acto resultante). En tanto los magnicidios tienen un objetivo político como el de producir una crisis institucional o también un golpe de estado. El magnicidio mas conocido es el de Francisco Fernando, archiduque de Austria-Hungría, asesinado en Sarajevo (Bosnia Herzegovina), su muerte llevo a la primer guerra mundial y 17 millones de seres humanos que perdieron la vida. Las consecuencias de esta guerra no cerraron con el tratado de paz, sino que cimentaron una segunda guerra mundial que termino con la vida de entre 50 y 60 millones de vidas.

Si analizamos estas dos definiciones, la religiosa y la política, entenderemos la importancia de reflexionar, discutir y analizar, en las escuelas y la sociedad toda, los alcances sociales del intento de magnicidio a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Su objetivo fue eliminar una dirigente política y social quien fue electa por el pueblo para gobernar y sostener la democracia con paz social.

Mas aún lo entendemos aquellos que trabajamos en educación, donde actos como estos tienden a repetirse por su impacto social, donde los alumnos y las alumnas son mas receptivos interpelando a toda la comunidad educativa. Es sobre esto lo que se debe discutir en las escuelas, en los lugares de trabajo, en las iglesias y toda la sociedad. Naturalizar, banalizar o desentenderse políticamente solo lleva a esconder el problema hasta que se repita.

El Senador Joaquín de la Torre escribe en su cuenta de Twitter «Basta de adoctrinamiento en las aulas», sin explicar que parte de las indicaciones o los materiales que ha enviado a las escuelas la Dirección General de Cultura y Educación están adoctrinando. ¿No le gusta que sea mencionada la Vicepresidenta? ¿No le interesa que se analicen los acontecimientos que llevaron al intento de magnicidio?¿No le gusta la viñeta humorística?

La respuesta esta tal vez en el remante del Twitter «Nada tienen que ver los “discursos de odio” o el lenguaje inclusivo promovidos por Kicillof y Baradel». ¿Esta seguro señor Senador que los discursos de odio nada tienen que ver con este intento de magnicidio? ¿Usted desconoce la simbología de los tatuajes de Fernando Sabag Montiel están directamente vinculados a un genocidio durante la segunda guerra mundial?. Basta con recordar todos los discursos de odio del Führer Adolf Hitler, la guerra y los campos de concentración para entender que este intento de magnicidio debe ser discutido en las escuelas. El racismo, la intolerancia política, la xenofobia y tantos temas son fundamentales para cimentar una sociedad sin todas estas miserias humanas.

Los discursos de odio son y deben ser condenados, no importa de donde vengan, si de tal o cual partido político, si de una u otra empresa de comunicación, mal que le pese Senador usted le debe su cargo a la democracia, una lucha por esta forma de vida que llevo años para terminar con el genocidio de la dictadura cívico-militar.

El intento de magnicidio contra la vice presidenta puso en juego la convivencia democrática, banalizar con un discursos partidarios por miedos electorales no es pretexto para no abordar seriamente el tema. Un cristiano, un hombre de la democracia no puede avalar ni esconder que debajo de este intento de magnicidio hubo montañas de discursos de odio en comunicadores sociales, referentes políticos y sociales que buscan terminar con la distribución de la riqueza, la justicia social y la democracia, no hay lugar ni momento de discursos políticos con especulación electoral, la sociedad toda esta en peligro.

 

 

 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s