Darío Santillán a 16 años de la masacre de Avellaneda

APCS por Damian Ravenna(*) Darío Santillán a 16 años de la masacre de Avellaneda

Algunos de mi generación (tengo en la actualidad 35 años) venimos a la política alumbrados por el movimiento piquetero, las asambleas y la insurrección popular del 2001, leímos a john Holloway  o antonio negri a veces antes que a marx, fusionamos el socialismo científico con el ideario libertario de la mano del zapatismo. Para mi generación la revolución es la zapatista, cuando para algunos de los “viejos” y no tanto es la cubana, de ahí entiendo yo las diferencias sustanciales en la práctica política muchas veces. Dicho eso, finalmente a parte de mi generación la gano la mano Estatista, no hay ahí ningún ideario que Dario podría expresar, porque él era revolución en praxis, piqueteros carajo!

La imagen más potente de Darío es cuando cubre con su cuerpo a maxi, para resguardarlo cuando ya está herido, expresión máxima de solidaridad compañera y de clase, porque no militaban en la misma organización, pero no se trata de eso, de aparatos como alguna militancia actual parece enmarcar su práctica, no se trata de lo popular como forma de regulación del capital, Darío expresa el programa poscapitalista, desde abajo. Ese programa que aún seguimos sosteniendo, de transformación radical de la sociedad.

Lo popular en esa época era antisistema, pero para algunos fue mutando y con ello parte de mi generación se institucionalizo, busco en el Estado las respuestas, la encerrona de siempre del capital, lo popular plebeyo vuelto burgués, es por ello que es tan necesario la memoria histórica, para comprender que nos paramos sobre conquistas de generaciones, para darle continuidad a la lucha, en el 2001 la lucha se enlazaba con la lucha de los 30 mil compañerxs , la transformación radical de la sociedad era el horizonte compartido.

Algo de ello se perdió en la militancia popular, que mayoritariamente ya no usa términos como revolución, liberación nacional, reforma agraria, lucha de clases, términos que expresaban un programa radical de transformación social, y con eso parte del mejor legado de Dario parece que se pierde.

Es por ello que, sobre todo en el actual contexto histórico hay que retomar desde la práctica, la resistencia que compañeros como Darío Santillán supieron expresar y que para mí está resumida en una frase locuaz y sencilla “nos vemos en la lucha”.

(*) Damián Ravenna Presidente del APDH Zona Norte

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s