La “Misa Cristinista”, una cátedra de racionalidad política

Por Jorge P. Colmán(*). Los medios corporativos generan constantemente nuevos relatos, muchos de ellos son previsibles históricamente. Hoy se habla en muchos de ellos de la “Misa Cristinista”, una forma de menospreciar al pueblo que sigue a la líder de Unidad Ciudadana.

La historia nos enseña como la oligarquía y el poder económico concentrado, han denostado literariamente al pueblo organizado detrás de sus líderes: los “cabecitas negra” por la patria morena, los “descamisados” (paralelismo criollo de los sans-culottes franceses) y otros por el estilo como ejemplo. Pero el peronismo ha sabido resignificar esos ataques con una dignidad que “descamisado” paso a ser un orgullo de esa patria morena que emergía.

Hablar de “Misa Cristinista” es decir que los seguidores de la líder lo hacen sin pensar, por una cuestión de fe o como diría Evita de los fanáticos: “El fanatismo es la única fuerza que Dios le dejó al corazón para ganar sus batallas. Es la gran fuerza de los pueblos: la única que no poseen sus enemigos, porque ellos han suprimido del mundo todo lo que suene a corazón”. Notese además, que ya no hablan de Kirchnerismo, hablan de “Cristinismo”, buscan hasta ese punto en profundizar una “grieta” que no existe, no entienden que porque somos peronistas, también somos kirchnerista y porque somos kirchnerista apoyamos a Cristina, y si así lo pretenden, también somos “Cristinistas”.

Pero el acto en Arsenal fue un acto absolutamente pasional y racional, fue vivido con el corazón, pero también fue pensado al detalle, la marca “Cristina” se mostró en toda su grandeza. Estaba absolutamente claro el objetivo político y la estrategia de poder de la líder, en comunicación con todo el pueblo, no solo con los peronistas-kirchneristas-Cristinistas.

La centralidad estaba en su figura, estaba rodeada por el colectivo del movimiento nacional, los dirigentes políticos, sociales y/o gremiales estaban a la misma altura de su pueblo. Los que subieron al escenario representan el mundo de derechos con el cual se quiere dialogar, con el cual se interroga la historia reciente y el de los movimientos populares. Representan el sujeto de derecho que forma parte de la propuesta de Unidad Ciudadana y el movimiento nacional.

No se hablo de candidaturas, el razonamiento es que no discutimos nombres, estamos discutiendo el proyecto, la propuesta, el modelo económico y social que esta siendo dinamitado por el gobierno de Mauricio Macri. No se hablo de candidaturas además, porque se sigue apostando a la unidad, se sigue discutiendo que otros sectores (hoy tentados por proyectos personalistas o de “orga”) puedan integrarse a esta propuesta mayoritaria de Unidad Ciudadana.

El rescate de la fiesta patria con las banderas celestes y blancas, busca y refuerza este concepto de unidad, no hubo intento de hegemonía sectorial (como en otros actos), algo que hubiera dejado un flanco para el ataque fácil de los medios de prensa. Se llevan la foto de un estadio lleno bajo la bandera nacional, sin incidentes, con una mística militante de esperanza y dispuesta a dar una nueva batalla política.

La “Misa Cristinista” estuvo completa, los militantes cargaron baterías para mostrar a todo el país (esto excede la provincia) que el Peronismo-Kirchnerismo-Cristinismo goza de excelente salud, que Cristina y toda la dirigencia que la acompaña tiene en claro cuales son los objetivos políticos, que la propuesta/modelo está por encima de las personas y que el bloque político no mostró fisuras, fue sólido.

Cristina interpela el modelo neoliberal de Mauricio Macri, plantea que esta campaña no será puro marketing, y que los actings (teatralización de encuentros con la gente) tendrán como contracara el pueblo organizado y movilizado. Una vez más se polarizará sobre la defensa y la crítica al modelo, en esto Cristina tiene claro que el poder de fuego de los medios de comunicación corporativos es inmenso y que la principal fortaleza es la militancia y todos aquellos que supieron ser sujetos de derecho en su gobierno y que hoy están siendo abandonados por el estado.

Porque como diría Evita: “Ellos no pueden ser idealistas, porque las ideas tienen su raíz en la inteligencia, pero los ideales tienen su pedestal en el corazón. No pueden ser fanáticos porque las sombras no pueden mirarse en el espejo del sol. Frente a frente, ellos y nosotros, ellos con todas las fuerzas del mundo y nosotros con nuestro fanatismo, siempre venceremos nosotros”.

(*) Consejero Escolar de Malvinas Argentinas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s