DDHH: Terminar con la lógica neoliberal en el Municipio de Malvinas Argentinas

ciudadanosAPCS por Jorge Colmán: Ayer se desarrollo una reunión de compromiso político y debate con la Red Federal de DDHH

Malvinas Argentinas es una trinchera neoliberal y autoritaria en términos ideológicos, contraria al desarrollo pleno de los derechos humanos y la democracia. Alguna vez consultamos personalmente al intendente del porque no había una Dirección de Derechos Humanos y nos señaló que existía, dentro de defensa del consumidor, “un área que atendía” cuestiones de derechos humanos.

Esto muestra claramente un tipo de política en lo ideológico y lo institucional. Para el municipio el vecino primero es consumidor, consumidor de servicios y un cliente político, no un ciudadano sujeto de derechos. El neoliberalismo y sus organismos internacionales (FMI, BM y OMC), impulsó fuertemente en la década del ´90 esta lógica, había instalado al hombre como sujeto consumidor, erosionando al hombre como ciudadano y por tal, sujeto de derecho.

Por tanto, que en el área de Defensa del Consumidor “se traten” cuestiones de derechos humanos es toda una política de Estado. Desandar esta política será entonces una tarea para un nuevo gobierno, una secretaría o dirección de derechos humanos marcaría instalar el municipio en la etapa histórica de la Argentina y América Latina. No se trata solo de discutir los derechos humanos y su vinculación con el genocidio cívico-militar, sino también lo que nos ocurre en lo cotidiano como ciudadanos en cada uno de nuestros barrios.

Derechos vitales como la salud, se hallan seriamente en peligro ante una lógica que privilegia el lucro y que “los números cierren” a la hora de hacer gestión. Por esto se ha prácticamente desmantelado la atención primaria y la prevención, poniendo todos los recursos en alta complejidad. Si los recursos estuvieran en la prevención y la atención primaria, no serían necesarios los “hospitales shoping”, simplemente porque habría muchos menos enfermos. Pero el enfermo es un cliente político y un buen negocio para las arcas municipales, la persona sana no.

Agua Corriente y cloacas son entonces una inversión, no un gasto en términos de la salud. Leonardo Nardini sostiene que el municipio no invierte en el área porque “no se ve”, no es algo que el “vecino cliente político” compre a la hora de votar. Ambos derechos (no solo servicios) deberían estar presentes para garantizar el derecho a una salud de calidad, a la hora de realizar una propuesta municipal.

Las patotas operan junto a las fuerzas policiales o con la complicidad de estas últimas. Los ataques sistemáticos en cada una de las protestas sociales, en las elecciones o sembrando el terror en la administración, no han sido tratados en la justicia, que parece ciega, sorda y muda ante la violencia institucional de este municipio. El Frente para la Victoria ha desistido de pegar afiches y pintar paredones porque sus militantes corren el serio riesgo de perder la vida.

En otro renglón esta el construir una identidad en término de los derechos humanos. Calles, plazas, escuelas, monumentos y señalizaciones deben ser parte de nuestra memoria histórica local, los genocidas y represores no deberían tener el honor de ser homenajeados en nuestros barrios. Todo esto debe ser cimentado en la conciencia desde lo institucional y la movilización popular.

Lo ambiental debe también ser contemplado, Malvinas Argentinas sigue todavía los preceptos de saqueo y la lógica del mercado. La extracción de minerales como la tosca y el subsiguiente “relleno sanitario” no hacen mas que contaminar el ya pobre estado de nuestras napas. Esto tampoco se ve, pero se siente y padece. Sin cloacas ni agua corriente, estamos a merced de que cualquier empresa privada eleve los niveles del suelo, entierre donde o lo que se le de la gana, mantenga basurales a cielo abierto y demás.

Instalar a Malvinas Argentinas en la provincia y la argentina, vanguardia de los derechos humanos en América Latina, será entonces una tarea para un nuevo gobierno, la continuidad significaría el aislamiento y el constante deterioro de los derechos humanos y la ciudadanía.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s