Los Ferrocarriles y la vuelta al Estado

ffcc argentinosPor Jorge Colmán (*) para APCS. Uno de los caminos construidos por el gobierno kirchnerista fue desandar el neoliberalismo de la dictadura cívico-militar y el gobierno de los ´90

Los Ferrocarriles son el símbolo del “progreso” para los gobiernos liberales de Europa y los EEUU. En la Argentina esa historia tuvo un principio de autonomía y soberanía económica con el FFCC del Oeste, hasta que los gobiernos liberales-conservadores se los entregaran en bandeja a los Ingleses, y en menor medida a otras potencias de la época.

Su desarrollo fue pujante, pero deforme como un embudo, para drenar los recursos del interior hacia Europa. Su historia esta cimentada con la explotación de la clase obrera en los quebrachales de “La Forestal” y los ferroviarios organizando los primeros sindicatos.

El Peronismo y la recuperación del FFCC para el Estado, marcará a fuego la historia de este país: Los FFCC pasaron a ser el “Transporte del Pueblo” y el orgullo de la clase obrera. Su estatización forma parte del ADN nacional, obrero y peronista.

La reestatización viene a cumplir el sueño de la familia ferroviaria y de miles de argentinos que en los ´90 escucharon atónitos la consigna neoliberal “Ramal que para, ramal que cierra”, fue el látigo, ante la voluntad de lucha de los trabajadores.

Recuperar los ramales perdidos, producir vagones y locomotoras será la próxima batalla. Los FFCC no pueden depender del mercado externo para su renovación, la industria ferroviaria es parte de la autonomía económica.

Por eso es indefendible la posición, de parte de la oposición de izquierda. Por años dijeron oponerse a la privatización del FFCC, pero cuando tuvieron la oportunidad de hacerlo efectivo, se opusieron con su voto en el Congreso Nacional.

Quieren ponerse tan a la izquierda del gobierno, que terminan haciendo el juego a las concesionarias privadas que saquearon los FFCC, reduciéndolo a su mínima expresión. Ni siquiera aprendieron de la historia, cuando el peronismo ganó los corazones de los trabajadores con la primer estatización.

En aquel momento los trabajadores de izquierda, socialistas y sindicalistas revolucionarios, pasaron a cimentar las bases obreras para la revolución peronista. La izquierda de aquel entonces también “perdió el tren de la historia del movimiento obrero” quedando como una expresión testimonial de una revolución abstracta y alejada de la realidad de los argentinos.

El gran paso que gobierno y pueblo dan, lo posicionan con la pretensión de seguir siendo futuro, no como un gobierno en retirada o en fuga. La agenda del gobierno de Cristina Fernández se sigue nutriendo de luchas obreras, nacionales y populares, mientras la izquierda queda relegada a posiciones marginales y ahistoricas.

(*) Secretario de Organización del CTA Regional y Director de la APCS

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s