Los Peronistas luchamos contra los enemigos de la Patria

APCS. Por Jorge Rachid. Los Peronistas luchamos contra los enemigos de la Patria

Seguramente no somos los únicos, otros argentinos también lo harán, pero en nuestra construcción del pensamiento, el apotegma Primero la Patria no es negociable, ni se deja influir por los permanentes andariveles bizarros de discusión, que proponen los enemigos en su afán de producir cada vez mayores fragmentaciones en el campo nacional y popular, sin dudas funcionales a sus objetivos de consolidación del coloniaje proyectado.

Si San Martín no hubiese tenido esta elaboración en su pensamiento, hubiese obedecido las órdenes de Rivadavia y en vez de liberar Chile y Perú hubiese terminado luchando contra López y Ramírez, los caudillos federales que después de Cepeda, ocuparon Plaza de Mayo con sus caballadas, ante el horror de los porteños.

La misma situación se le planteó a Bolívar convocando al Congreso Anfictiónico para la constitución de la Gran Colombia, como él llamaba a la Patria Grande, siendo desobedecido por su vice el General Santander quien invitó a EEUU pese a las advertencias del Libertador de que dicho país, era una bomba divisoria en las aguas latinoamericanas y así sucedió. Debieron pasar casi 200 años para la reconstitución de la Unidad Latinoamericana de la mano de Lula, Néstor y Chávez comenzara a modelarse nuevamente.

Artigas soportó la misma situación cuando las fuerzas alvearistas entregaron la Provincia Oriental a los portugueses e ingleses, para evitar el avance de la Confederación que proponía el Protector de la Liga de los Pueblos Libres, que avanzaba y declaraba la Independencia en 1815 en Concepción del Uruguay, un año antes del Congreso de Tucumán.

Este breve repaso histórico nos permite vislumbrar la constante aparición de los enemigo de la Patria en el diseño final y relato de las líneas políticas nacionales, que después van siendo naturalizadas como ejemplos de construcción de ciudadanía, cuando en realidad son estructuras que van modelando el coloniaje cultural e institucional, posicionando a sectores sociales oligárquicos como propietarios del saber, consolidado en la famosa frase mitrista-sarmientina “civilización o barbarie”, vigente hasta hoy en la educación sistemática, en la cual los criollos, los mulatos, negros, zambos, pueblos originarios, inmigrantes iletrados constituimos el mundo bárbaro, frente a la élites iluminadas y dueñas del poder.

Entonces no es una grieta lo que nos separa de otros llamados compatriotas, es una concepción de libertad y soberanía, que no es aceptada por aquellos sectores volcados al facilismo y prebendas del coloniaje, que siempre paga bien por sus servicios, pero que hunde las posibilidades y calidad de vida, a las mayorías populares en la exclusión social y la miseria, ante el diseño de un país ajeno a los intereses del Pueblo argentino.

Esa estructuración del Estado al servicio de las minorías del privilegio, atado a los intereses y políticas imperiales es la que rige la Argentina de hoy, es la que determina que es lo “políticamente correcto” y que no lo es, en una especie de construcción simbólica del “eje del mal” casero, en donde todo aquello que sea de raíz popular es caracterizado peyorativamente como populismo, degradando el compromiso con el Pueblo que ejerce con determinación el peronismo, por doctrina, filosofía e ideología, concepción no aceptada por los círculos del poder y tampoco por los cultores del pensamiento eurocéntrico excluyente, sectario y dogmático, al no entender la dinámica de los movimientos nacionales y populares, contradictorios, multitudinarios, multiformes, pero con visión común de Patria.

Por esa razón es necesario entrar en la disección de la problemática actual desde la determinación de Patria, que significa estar comprometido esencialmente con el Pueblo, con sus necesidades, pero también con la construcción estratégica de un camino de Liberación nacional del coloniaje a que ha sido sometido nuestro país en las últimas décadas, desde la dictadura militar en adelante, debilitando los mecanismos institucionales de la democracia, como ha sucedido en todo el mundo y hoy se discute a nivel internacional su viabilidad, frente a los ataques degradantes de los Fondos de Inversión Buitres que han cooptado las economías, arrasado soberanías, posicionado los llamados medios y redes a su servicio y alterando las formas y los fondos de los países, creando sentido y naturalizando universalmente formas de esclavitud cada vez más sutiles, al manejar la información de acuerdo a sus intereses, siempre sesgada, mentirosa y ocultando aquello que daña sus expectativas e intereses estratégicos.

Conocer el derrotero del enemigo es esencial para dar la lucha por la Liberación, ya que desconociendo cuáles son sus planes, cada tiempo político amanece desde un piso de derechos y de soberanía en las decisiones, cada vez más precario, más bajo y atrasado, debiendo reconstruir nuevamente desde los procesos populares, en poco tiempo, el campo devastado por un enemigo implacable en la destrucción de los mecanismos solidarios de la comunidad, modificando a fondo los modelos de construcción política y social solidarias y productivas, que lleva décadas construir como lo ha realizado el peronismo, creando una Identidad cultural plena del Estado al servicio del Pueblo.

Por esa razón la lucha debe determinarse con exclusividad direccionada a los enemigos de la Patria, sin desviaciones que nos hagan perder musculatura frente a la decisión y fuerza del poder real, que ataca con un plan sistemático de destrucción de la Soberanía Nacional intentando el país factoría que soñaron los colonizadores desde el siglo XlX, colocando a nuestro país de rodillas frente al imperio y a nuestro pueblo como mano de obra barata y descartable, en función de sus intereses.

De ahí que el ataque primario del enemigo sea siempre sobre el Movimiento Obrero Organizado y sus conquistas laborales, que han permitido a nuestro país, en una construcción de derechos de décadas posicionarse en el mundo, como uno de los mayores índices de sindicalización y organizaciones libres del Pueblo, sosteniendo la cultura de la solidaridad y dando lucha plena contra el neoliberalismo individualista y egoísta, que lleva a la diáspora social.

La Comunidad Organizada es la respuesta organizativa y combativa frente a los ataques golpistas destituyentes de los enemigos de la Patria de hoy, y la lucha es la determinación, es el camino necesario para construir una Patria Justa Libre y Soberana.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s