La aporofobia de la clase media: El miedo a querer pertenecer al partido vencido

APCS. por Jorge Colmán. La palabra “APOROFOBIA” viene del griego áporos (sin recursos) y fobos (temor, pánico), en síntesis miedo a los pobres. Es el término que se ha puesto a uno de los grandes problemas de nuestra sociedad, con fuerte presencia en las clases medias y altas.

La aporofobia aparece en las familias patricias, aquellas que creen que por ser los primeros en robarles las tierras a los pueblos originarios, tienen el derecho de poseer, de poseer las tierras y las personas que viven en ella. Su derecho fue la fuerza, que el estado transformó en derecho, su miedo es real: que los pobres y desheredados les quiten lo que el estado justificó.

La aporofobia aparece en los hijos o nietos de inmigrantes europeos que vinieron a América a pelear contra el hambre, creen pertenecer a otra clase, a otra sociedad (la europea del éxito) en la que no viven y ven a los pobres, hijos de otros inmigrantes internos o de países limítrofes, como un enemigo. Temen y también los odian, creen que vienen a quitarle lo suyo o a invadirlos, los ven como los romanos veían a los germanos, como “bárbaros”.

La aporofobia aparece en los hijos de migrantes internos, aquellos que creen que han ascendido a la clase media porque han comprado una casa y un auto, pero viven de un sueldo, viven tan al día como los pobres, pero con un par de comodidades y viven con terror a volver a la pobreza de sus padres. Creen que “a ellos les sacan” para darles a los pobres, comprando el discurso de la clase alta (la que robo a los pueblos originarios y/o explotó a sus paisanos), que ven con desprecio a los pobres y a la misma clase media.

La aporofobia es parte de un pensamiento conservador, la de aquellos que no quieren perder algo en manos de los pobres, porque ser pobre es estar sometido, es haber perdido. Por eso muchos descendientes o con linaje originario no quieren expresar su origen. Tampoco los hijos de migrantes internos o de países limítrofes, ellos “nacieron aquí” no son de donde sus padres debieron partir “con una mano atrás y otra adelante”.

La aporofobia es hija del “Progreso”, la de los que no miran para atrás, la de la desmemoria y desclasados. Somos una sociedad que abraza el éxito y escupe a los que pierden. Ser pobre es sinónimo de fracaso, para aquellos que creen que el éxito es acaparar bienes.Pero también es miedo a la justicia, la de aquellos que obliguen a devolver lo que arrebataron, devolver a los explotados su riqueza, devolver a los pueblos de tanto dolor y sufrimiento.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s