Los derechos humanos en relación a la luz y el gas.

En esta época de grave crisis de la humanidad, de crisis de proyectos de emancipación y donde la cara visible del capital se muestra como lo que es: un carroñero de la humanidad, (como el neoliberalismo explicita claramente) se ha puesto de moda recurrir a marcos teóricos desde los derechos humanos para defender derechos, en este caso abordaremos algunos aspectos de los derechos relacionados con la luz, el gas, no así sobre las tarifas que ya hemos abordados en otros textos en esta misma columna.

Iremos primero por el problema, algunes expertos y no tanto del derecho internacional de derechos humanos hablan del derecho a la luz el gas y a veces también el agua, desde una mirada de desarrollo que viene atada con la idea de progresividad, ambas enraizadas con la perspectiva de la evolución. Esto oculta lo que la mirada sobre el desarrollo en sí, contiene.

El desarrollo como muchas veces está presente en distintos Pactos y Tratados internacionales muestra la mirada positivista por un lado, y por el otro su necesaria relación con el capitalismo y el derrame de la copa, fabula tan necesaria para el capital. Asimismo suele contener una mirada darwinista sobre las sociedades y los Estados-Nación. La ONU alimentando esto hizo un mero artificio pirotécnico con “la cuota de desarrollo humano” parafernalia filantrópica que pretendemos deconstruir, ya que nosotros entendemos los derechos humanos desde una perspectiva poscapitalista.

Entonces buscar comprender que el ser humano ha evolucionado, que pone a su servicio la tecnología, que la luz hace al necesario desarrollo dado su uso en las fábricas, entender que el gas contiene esa misma significación, forma parte de una mirada, que si bien algunas veces bien intencionada y “progresista” no ataca de raíz el problema. Y el problema es la relación de estos con el ser humano, sus atributos y derechos.

Supongamos trabajo todo el día, por la noche estudio, si es que no me cerraron la escuela nocturna por supuesto, cómo hago para estudiar si no hay luz, supongamos vivo en la ciudad es verano, cómo hago para mantener los alimentos sin luz y heladera, vayamos un poco más, soy un adulto mayor o de tercera edad como más gusten, es verano estoy en la ciudad, cómo hago para refrescarme sin luz, ni heladera ni ventilador. Educación, alimentación, salud, todos derechos humanos.

El derecho a la vivienda adecuada, presente en el Pacto de Derechos Económicos, sociales y culturales (PIDESC) clarifica este derecho, que más tarde las observancias que hace la ONU de este pacto profundizan, este derecho no es el mero techo sobre la cabeza, sino que es asimismo el acceso a cloacas, cercanía con centros educativos y de salud, por supuesto luz, gas.

Entonces derechos humanos sí, pero lo importante es desde donde lo fundamentamos. No se trata reitero de aspectos evolutivos de la vida humana, no se trata de la relación entre el desarrollo y el uso de estos recursos, se trata de cómo incide en la vida cotidiana y su relación con otros derechos. Los derechos humanos hemos dicho ya varias veces en esta columna, son interdependientes, están interrelacionados. Debemos aquellos que defendemos los derechos humanos desprender a su doctrina de los aspectos que, ocultos en la misma proyectan una humanidad alejada de la ética de la justicia social, ya que el desarrollo como esta conceptualizado actualmente es igual a capitalismo, y de la mano del capitalismo sólo hay destrucción y barbarie. Es por ello que se debe buscar otras formas sustentables de generación de energía, otras formas que no afecten significativamente el ambiente, otras formas de urbanizar, de hacer casas, otra forma de “ser” humano.

Es decir, el cuidado de la madre tierra requiere otro tipo de “desarrollo” alejado de las miradas industrialistas, de la evolución del ser humano como un producto, y como tal inmerso en una sociedad que hace del consumo de productos, el fin último de su “desarrollo”.

Los derechos humanos pensados desde abajo, pueden ser parte de las prácticas prefigurativas que muestren el mundo que proponemos. En eso andamos.

Damián Ravenna (Pte. APDH Zona Norte)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s