Denuncian que personal del Hospital «Federico Abete» se niegan a atender a personas con SIDA

mala praxisGBAN. Denuncian por abandono de persona contra el personal del Hospital Municipal de Trauma y Emergencia Dr. Federico Abete por no querer atender a un paciente con SIDA.

«Alberto» (no damos datos cuidando su identidad) denuncia al Htal Abete por discriminación y abandono de persona, poniendo en riesgo su vida, ante la «falta de debida atención y decidida medica».

Según afirma el paciente «solo me palearon mis dolores, nunca me operaron, esperando a que muera. Dado que nunca me operaron de la vesícula, siendo que era necearía mi operación como urgente en fecha 23.08.2013, conforme certificado medico que tengo en mi poder» y agrega «Es decir me hicieron sufrir por sufrir».

«Alberto» relata que «Todo comenzó hace aproximadamente tres años cuando empecé a sentir dolores abdominales y empecé a transitar los pasillos del infierno. Cada vez mis dolores eran más fuertes y agudos, me atendían, me daban una inyección y otra vez a casa. “Si tenés muchos dolores tomate una buscapina cada seis horas” … me decían en la guardia» afirmo.

Las causas para tal actitud, según el denunciante «es que tiene SIDA «Siempre me tenían así, no recibía más que esa atención primaria y precaria, ya que previamente le había comunicado a los galenos intervinientes que el suscripto es portador de HIV positivo. A todos los médicos siempre se los comunicaba. Ya el trato dejó de ser el mismo, me sentía desplazado porque todo cambiaba, ya no era la misma atención, ya ni me tocaban para ver si mi vesícula estaba inflamada».

La discriminación llegó al extremo de que «No me tocaban ni con guantes. “Toma buscapina cada ocho horas” … me dijo el doctor, que ni me reviso ante las quejas por mis dolores. Le reprochaba su actitud diciéndole que me dolía muchísimo, que por los menos me inyectaran un tranquilizante. Le dije al médico: “Mire que no puedo comer nada, todo lo que como lo devuelvo” … y su respuesta fue: ….”Hace dieta”. Le hacia caso pero, cada vez me atacaba mas y volvía siempre a lo mismo».

Un sufrimiento que arrastra desde el año 2013

El mal trato denunciado lleva un año y el desmejoramiento fue paulatino «Hasta que mi infectóloga, se empezó a preocupar mucho por mi deterioro físico mental y psíquico ante la falta de respuesta del hospital, ya que cada vez que iba a tenderme a su consultorio le pedía una orden para colocarme un tranquilizante intramuscular, o sea “Una buscapina”. Me hago atender en la salita del Crin en Grand Bourg y llego el momento en que iba todos los santos días a la salita o sino al trauma ay que mis dolores eran casa vez más fuertes y los vómitos cada vez más seguidos, llego el monto en que perdí la cuenta de las veces que vomite en el día, no asimilando nada liquido ni sólido».
Su relato es el ejemplo de la desidia y un maltrato que muestra la falta de humanidad ante el sufrimiento por la enfermedad: «Marzo de 2.013 fui al trauma para una serie de estudios (…) Dos días antes de concurrir al trauma con muchísimo dolor, prácticamente doblado y al verme así toman la decisión de internarme. Me pregunté porque no me habían internado antes, si con este cuadro ya había concurrido varias veces antes. Me puse contento y me dije: “Por fin voy a salir de esta porquería”… ya que la vesícula me estaba volviendo loco. Una vez adentro, ya internado, se tomaron su tiempo en atenderme, poco me importaba ya que estaba esperanzado. Me colocaron suero, con calmantes. Después me hicieron una ecografía y sacar sangres. Los resultados según lo que entendía habían salido aptos para que me operaran. Vino el Dr. Rosas (Cirujano) y me dice que tenía que esperar un par de días, sin darme mucha razón de sus dichos. Mansamente acepté sus dichos ya que estaba internado».
2Pasaban los días y empezaron a mirarme de otra forma, desde las enfermeras, personal de seguridad, administrativos y lo peor del caso, en personal medico. Por las dudas todas las mañanas le preguntaba a los médicos cuando me iban a operar y contestaban que esperara porque había muchos pacientes adelante mió. A lo que le contestaba que ya no aguantaba más».

El relato de la discriminación por su enfermedad

El paciente da nombre y apellido de los médicos que lo atendían y denuncia discriminación: «En las recorridas, iba el Dr. Caro -Cirujano Practico-, Macuna –Cirujano-, Rosas –Cirujano-, todo en el sector U.D.P. Cirugía y dos o tres residentes de cirugía y así pasaban los días y era como que yo no existía. Y ano tenía respeto por mi cuando pasaba la recorrida por las salas, al jefe de ese momento que era el Dr. Caro le peguntaban por mi historia clínica y lo premio que decían fuerte y sn ningún respeto: “ROMERO ALBERTO, PORTADOR HIV POSITIVO” … lo decían sin ningún tipo de problema fuerte y claro, para que toda la sala lo escuchara. Estaba con tres pacientes en la misma sala y todos los escuchaban. Siendo el diagnostico algo privado confidencial, violando a las claras el juramento hipocrático».

«Al cuarto día de internación hablo con el Dr. Rosas y le pido permiso para ir a mis casa si todavía no me iba a operar, porque uno de mis tres hijos estaba muy mal muy triste y deprimido ya que hacía muy poco tiempo había perdido a su madre. Estaba desesperado, le pedí por favor al doctor, ya que era tarde casi las 19 horas. El Dr. Rosas, me dice firma este papel y te vas por tu propia voluntad. Les dije mañana vuelvo, le conté que iba hablar con mis hijos, le iba a explicar que era (y es ) necesaria la operación y gracias a Dios pude salir».

«Al otro día cerca de las 12 horas, vuelvo al hospital. Voy derecho a U.D.P. Cirugía y estaba el Dr. Rosas. Hablo con él y me dice que vaya por la guardia, que haga la entrada de vuelta que me esperaba ahí. Hice lo que me pidió y me internaron nuevamente, no habían pasado 24 horas que volví como lo había prometido al Dr. Rosas, cuando ingreso, me mandan al Primer Piso y antes estaba en Planta baja».

«Todo siguió igual, como si yo no hubiera ido. Toda indiferencia. Un día pregunto a un doctor porque no me operaban, que pasa y me contestó: “ESTA NOCHE TE OPERAMOS, LO QUE PASA TE VAMOS A DEJAR PARA EL ULTIMO ASÍ DESPUÉS PUEDEN LIMPIAR BIEN LOS APARATOS”. Me dolió lo que me dijo pero, lo entendí, con tal que me operaran».

Todo lo expuesto fue llevado a la justicia por su abogado, el Dr. Jorge Cancio, miembro de la Comisión de pacientes contra la mala praxis, a quien agradecemos la información brindada para esta publicación.

Un comentario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s