Altos Hornos: De la masacre de Margarita Belen al juicio de Cristina Fernández de Kirchner

APCS por Jorge Giles. Altos Hornos: De la masacre de Margarita Belen al juicio de Cristina Fernández de Kirchner

Esta imagen es del 16 de mayo de 2011 cuando el Tribunal Oral Federal de Resistencia, Chaco, leyó la primera sentencia contra los genocidas que participaron de la Masacre de Margarita Belén, fusilando a una treintena de militantes peronistas que estaban detenidos y desaparecidos por la dictadura.

En esa sesión estábamos los ex presos políticos que fuimos testigos en esa causa de lesa humanidad, familiares de los y las compañeras masacradas, jueces, fiscales, abogados de los genocidas y la querella de la causa.

Mientras saludo esa victoria de la justicia con mis dedos en Ve, Miguel Bampini a mi lado, no puede con su emoción; Gustavo Piérola, hermano de Fernando, una de las víctimas, sentado y mirándonos, se levantará después y también saludará; al igual que Mariana, la hija del Flaco Sala y su hermano Juan que mira pasar la vida con sus ojos de niño; y allí vemos a su mamá, Mirta Clara, que, con su dignidad sonriente, saluda sobria y victoriosa un poco más atrás, mientras el querido Mario Bosch, adelante, se dedica a repasar el fallo para que nada fracase ese día.

Se demostró rotundamente que esa fue una masacre contra gente indefensa, sin posibilidad de resistir ni escapar del tormento en la Alcaldía de Resistencia, primero y el fusilamiento en las afueras de Margarita Belén, Chaco, después. Y se condenó a los culpables en ese juicio.

Videla, Massera y Agosti, también estaban incluidos en el Caso 678 de la Causa 13 que condenó en Tribunales a los dictadores.

Faltaron dos acusados ese día: el ex prófugo, oficial Norberto Tozzo y su anterior jefe en el Destacamento de Inteligencia 124 del Ejército, con asiento en Resistencia, coronel Armando Manuel Hornos, que seguía en estado de “involución senil de carácter permanente”, según su defensa.

Tiempo después, Tozzo declararía que fue Hornos el verdadero jefe de la Masacre y el que lo obligó a firmar a él, a Tozzo, un papel donde confesaba su participación en la desaparición de Fernando Piérola y otros desaparecidos.

Fueron Hornos, Tozzo y los demás acusados los asesinos de todas y todos nuestros compañeros en Margarita Belén.

Hornos fue detenido en su domicilio de Paso de los Libres, Corrientes, no por aquella Masacre, sino por otras desapariciones y también fue citado a declarar por la desaparición de Vicente Cacho Ayala, un querido y entrañable militante de las causas populares en toda la región litoraleña.

En la sentencia final se transcribe la acusación que realizó la fiscal de la Causa: fue Hornos el que “planificó, coordinó, dirigió y ejecutó el plan de eliminación física de los 21 personas” por indicación de su superior, general Cristino Nicolaides.

¿Y qué tiene que ver toda esta tristeza colectiva producida por la última dictadura cívico militar con el actual enjuiciamiento perverso contra Cristina Fernández de Kirchner?

Les cuento. En su editorial de este domingo 14 de agosto, en El cohete a la luna, el periodista y director del portal, Horacio Verbitsky, detalla el parentesco familiar del coronel de inteligencia Hornos con los jueces Roberto y Gustavo Hornos, que es uno de los acusados de ser el juez amigo de Mauricio Macri y contertulio de las tardes de tenis en la quinta de Olivos durante la presidencia de Macri; Roberto y Gustavo son hijos del represor.

No se vaya que hay más: la nieta del genocida Hornos es Josefina Hornos, hija de Roberto y sobrina de Gustavo, Secretaria del juzgado federal de Martínez de Giorgi y esposa del juez que integra el tribunal que juzga a Cristina, Rodrigo Gómez Uriburu.

Como verán, todo tiene que ver con todo. No sólo en cuestiones de equipos de futbol.

Gracias a la investigación y la pluma de Verbitsky ahora sabemos que la familia no es sólo judicial sino genocida, mediática y judicial.

Si usted se sigue preguntando: ¿de dónde viene tanta impunidad y tanto odio contra Cristina? seguramente encontrará en esta cría corporativa y familiar, la explicación de tanto odio.

Porque Cristina y Néstor Kirchner fueron los presidentes que hicieron de la Memoria, la Verdad y la Justicia, una política de estado y posibilitaron con total convicción y compromiso democrático los juicios de lesa humanidad contra los que violaron sistemáticamente los derechos humanos en nuestro país.

Se llaman “Altos Hornos” a las construcciones que sirven para la fusión y la reducción de minerales de hierro a fin de elaborar la fundición del metal.

La familia Hornos pareciera tener el mismo fin que los “Altos Hornos”, ya no con el hierro sino con Cristina.

Ahora que conoces el origen de esta mugre, hacé correr la información, como pedía Rodolfo Walsh en tiempos del ex coronel que murió impune por “involución senil”.

Y no te duermas, que el dinosaurio sigue estando aquí.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s