Muestra provincial al “Guardapolvo Blanco” nace en San Miguel y Malvinas Argentinas

guardapolvo blancoAPCS. Muestra provincial al “Guardapolvo Blanco” nace en San Miguel y Malvinas Argentinas

Con la iniciativa de más de sesenta profesores de Educación Artística convirtieron decenas de guardapolvos blancos en verdaderas obras artísticas, que actualmente exponen en distintos espacios de la provincia de Buenos Aires.

La idea nació en los distritos de San Miguel y Malvinas Argentinas, en un intento de rendir homenaje a un emblema de la educación pública de nuestro país, un verdadero símbolo que generaciones completas de argentinos supieron preservar hasta la actualidad.

Desde 1904, cuando el educador Pablo Pizzurno sugiriera el uso del delantal blanco como signo igualador, hasta nuestros días, el guardapolvo blanco ha sido un elemento indispensable en la constitución, el fortalecimiento y la expansión de la educación pública argentina.

Rostros, escenas escolares, banderas argentinas, paisajes, caricaturas, comics, guardas. Recursos que desbordan en color plasmados en la tela blanca de los delantales.

“Para nosotros fue muy importante incorporar este objeto como soporte de una creación artística”, relata Isabel Tappari inspectora y docente de Educación Artística de la Región Educativa 9. “Cada guardapolvo tiene el toque personal y la resignificación de lo que hoy es el docente, desde una mirada creativa”, señala.

Desde que se lanzara la propuesta a los docentes el año pasado, se reunieron más de 80 delantales intervenidos artísticamente, lo que permitió organizar la Muestra “Guardapolvos blancos…110 años de historia”, un nombre que remite a tiempos en los que el educador Pizzurno e Inspector General de Escuelas en la ciudad de Buenos Aires, impusiera la prenda para contener el efecto en las aulas del lujo y la ostentación de las clases altas, del que no gozaban los sectores populares y humildes.

La investigación hecha por los profesores de Artística, da cuenta de cómo en 1905, Julia Caballero Ortega, maestra de trabajo manual se sumara a Pizzurno y propusiera el delantal en una escuela de Avellaneda. Y cómo un año después, Antonio Banchero y Avelino Torres lo introdujeron para el personal docente.

La prédica de estos pioneros permitió que en 1915 se promulgara por decreto la autorización y recomendación del uso de los delantales blancos para los maestros de la capital del país, con la intención de constituir a los docentes en un ejemplo de ética y estética a seguir por los alumnos.

La muestra fue presentada en la última Feria Regional de Ciencia, en el Teatro Auditorium de Mar del Plata y en el Centro Cultural de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS).

“Cada persona que visitaba la muestra dejaba su huella también en otro guardapolvo. Así los docentes también fueron trabajando en sus escuelas con los alumnos y así esto fue creciendo”, dice Isabel Tappari, anticipando una nueva exposición para este mes en la UNGS, pero compuesta en esta oportunidad por guardapolvos intervenidos por maestras y alumnos de las escuelas de la Región 9.

Para la profesora “el efecto multiplicador fue sorprendente. El Ministerio de Educación de la Nación nos facilitó los guardapolvos y a su vez nosotros entregamos a cada docente para que lo trabajara con sus alumnos”.

“Emociona la recepción que tienen los guardapolvos en el público. Es la posibilidad que brinda el arte de generar múltiples respuestas”, destaca Isabel.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s