Analizar las causas de las últimas inundaciones en la región

inundacion historica

GBAN. Las últimas inundaciones tienen explicaciones locales y regionales, de ellas derivan los enormes inconvenientes de las últimas grandes lluvias.

Las tierras allende el Río de las Conchas (Hoy Río Reconquista) fueron tardíamente pobladas, esto se debió entre otras causas, a que se inundaban recorrentemente. Basta con consultar los libros de historia coloniales y a los antiguos vecinos de Grand Bourg, Tortuguitas, Pablo Nogues y Los Polvorines para darse por enterado de que esto siempre ocurrió. Todas las obras realizadas por el Municipio de General Sarmiento y Malvinas Argentinas han sido insuficientes para contener el paso del agua en las grandes lluvias.

A esto se debe sumar, que en los cursos de los arroyos (El Claro es el ejemplo más resonante) se han elevado los terrenos producto de la industria, barrios cerrados, la Ruta Panamericana, el Acceso Norte y el Shoping Open Mall de la zona. Todas estas construcciones operan como nuevos “diques” de contención y reorientan las aguas. Echarle la culpa a que llueve mas es casi infantil, cíclicamente tenemos grandes tormentas y en los últimos años esto se ha transformado en algo casi común.

Este mismo fenómeno se da en la cuenca del Río Luján y sus afluentes. El estudio de Patricia Andrea Pintos “La praxis del Urbanismo Neoliberal en humedales de la cuenca baja del Río Luján” tal vez eche algunas luces sobre lo que ocurre en Malvinas Argentinas. El avance sin planificación y algunos planificados (disfrazados de ecologistas) están destruyendo los humedales y generando un descontrol ambiental.

Publicamos un capítulo para entusiasmar a los lectores e invitamos a reflexionar sobre lo que nos ocurre:

humedalEl urbanismo neoliberal en acción: urbanizaciones cerradas en la cuencabaja del Río Luján

El avance de emprendimientos inmobiliarios sobre humedales de la cuenca baja del río Luján ha sido objeto de legitimación discursiva por parte de las empresas delsector, a partir de la utilización de mensajes reñidos con los hechos. Se suele argumentar que estos emprendimientos contribuyen a la sostenibilidad ambiental,basados en la supuesta recuperación de áreas degradadas, consideradasmarginales para la economía de la ciudad en sus condiciones naturales.Explicaciones de este tipo y otras que aluden a las supuestas bondades ambientales de las propuestas se valen de floridas expresiones como eco walking communityecociudad, pero en realidad enmascaran un proceso sistemático de creación destructiva de ambientes y recursos naturales.

Pero este tipo de procesos territoriales no pueden ser analizados aisladamente sino puestos en contexto como parte de la corriente de reestructuración neoliberal desplegada en décadas pasadas. Theodore, Peck y Brenner (2009) al referirse a las interfaces institucionales, geográficas y sociales entre neoliberalismo y los procesos de reestructuración urbana acuden al concepto de neoliberalismo realmente existente con el que dan cuenta de una “…base analítica a partir de la cual explorar la producción de tales proyectos [los de reestructuración neoliberal] al interior de contextos nacionales, regionales y locales específicos, cuya especificidad está determinada por el legado de marcos institucionales, políticas estatales, prácticas regulatorias y conflictos políticos que han sido transmitidos a través del tiempo ”(Theodore, Peck y Brenner; 2009).

Según estos autores aún en las regularidades y tendencias manifiestas en fenómenos urbanos de naturaleza global es posible reconocer la impronta de factores que asignan singularidad a los procesos locales, así como particularidades en la velocidad de sus tiempos y en las formas en que se establecen los vínculos entre el mercado y el sector público. El neoliberalismo señalan “…ha intensificado drásticamente algunas formas coercitivas y disciplinarias de intervención estatal,cuyo objetivo es imponer distintas versiones de la supremacía del mercado y, a partir de allí, manejar las consecuencias y contradicciones de tales iniciativas de mercantilización ” (Theodore, Peck y Brenner; 2009).

En la RMBA la praxis del urbanismo neoliberal puede reconocerse en los numerosos procesos de destrucción creativa de la ciudad, que dan cuenta de modalidades dearticulación entre el mercado y las políticas públicas no formalizadas pero reales;donde el Estado asume un rol abiertamente subsidiario, en franca contradicción con los discursos que exaltan la salvaguarda del interés público, la búsqueda de la equidad en el acceso a recursos y oportunidades, la sostenibilidad ambiental y el resguardo de los valores patrimoniales locales.

En sintonía con esto, en los últimos veinte años los humedales y cuencas de ríos y arroyos de la RMBA han sido los destinatarios principales de las inversiones en emprendimientos de perímetro cerrado. El despliegue urbanizador en estos sitios ha determinado una profunda afectación de
ecosistemas estratégicos, definidos así por la función que cumplen en la sustentabilidad ambiental metropolitana.

La conformación de archipiélagos seudo urbanos y la simplificación de ecosistemas complejos tienen como principales efectos la alteración del funcionamiento del sistema pampa-delta-río y la retracción del área de humedales y de los servicios ecológicos que prestan: suelo fértil, regulación hidrológica y refugio de biodiversidad. De nada vale que en su defensa y legitimación los desarrolladores inmobiliarios apelen a la instalación de discursos eco friendly , apoyados en polémicos argumentos como la “recuperación” de espacios con escaso valor para la ciudad por su condición de bajos y humedales. La realidad muestra que las transformaciones son de proporciones significativas y poco amigas del ambiente.

La relevancia ambiental de la cuenca baja del Río Luján ha sido reconocida por la existencia de un conjunto de reservas naturales públicas y privadas sobre las que se establece una intencionalidad de protección de los recursos ambientales y paisajísticos. Estas reservas conforman junto con el valle de escurrimiento del RíoLuján y sus afluentes, territorios de gran fragilidad ambiental.

No obstante esto, la gran mayoría de las urbanizaciones cerradas que se asientan en la cuenca baja plantean una drástica transformación del terreno natural a través de terraplenamientos, rellenos, excavaciones y refulados en zonas constituidas por bajos y humedales. La propuesta urbanística de estos emprendimientos reproduceun patrón consistente en un conjunto de barrios cerrados con parcelas en su mayoría frentistas a lagunas producidas artificialmente; aportantes del material de préstamo para la consolidación de polders o terraplenes instersticiales que conforman el área urbanizable.

Estos emprendimientos que caracterizamos como urbanizaciones cerradas acuáticas o polderizadas (UCP) se localizan sobre humedales del valle del río Luján y sus tributarios en cotas que por lo general se desarrollan por debajo de los 7,5msnm.Para el año 2010 se contabilizaban 54 emprendimientos 13 de este tipo que ocupaban una superficie total de unas 7.300 has. (Para seguir leyendo haga clic aquí)

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s