¿Por qué la dolarización no es la salida?

APCS por Gustavo Giacomo. ¿Por qué la dolarización no es la salida?

El tema tiene larga data y no es tan sencillo como algunos creen
Por Gustavo Giacomo

Primero se escuchó como propuesta de los libertarios de la mano del diputado Javier Milei. Ahora se empiezan a sumar sectores de Juntos por el Cambio, como el diputado radical alineado con Martín Lousteau, Alejandro Cacace. El planteo de “dolarizar” la economía consiste sencillamente en hacer desaparecer el peso argentino y que todas las operaciones económicas se hagan en la moneda norteamericana. Supuestamente esto terminaría con la inflación y generaría “confianza” y “estabilidad económica”.

Tenemos que decirlo con todas las letras: el planteo es una trampa extremadamente peligrosa para el pueblo trabajador. Con la promesa de “todos tendremos dólares” se esconde lo primero y más importante: ¿a qué tipo de cambio se cambiarán todos los pesos existentes? Los que proponen la dolarización esconden la respuesta, contestando “a la que establezca el mercado”.

Nosotros vamos a develar la realidad: cambiar todos los pesos en circulación, más los depósitos en dólares, más todos los bonos y letras en pesos (la llamada “deuda interna”), no podría hacerse a menos de 450 pesos por dólar. La dolarización estará precedida por una devaluación catastrófica. Hoy el promedio salarial está en 40.000 pesos; serán 88 dólares. Una jubilación mínima pasaría a ser de 72 dólares. De esto estamos hablando. De que los trabajadores argentinos cobren los salarios más bajos del mundo.

Hemos escuchado a libertarios, como el actual legislador Ramiro Marra, sosteniendo que eso no importa, porque inmediatamente “vendrían inversiones” y los salarios crecerían. Es una total falacia. La promesa de las inversiones futuras es algo que venimos escuchando desde hace años, y en la práctica solo se termina materializando en entradas de fondos financieros de corto plazo, dispuestos a especular sin base productiva alguna. Pero, segundo, porque si alguna empresa transnacional decide instalar una filial en la Argentina seducida por salarios de semi-esclavitud, lo primero que hará será irse si estos comienzan a subir. Todos los ejemplos de las maquilas instaladas en México u otros lugares de Latinoamérica certifican esta experiencia.

La “estabilidad a cualquier costo” no sirve. Recordemos lo que pasó en la época menemista. La convertibilidad, que era mucho menos que una dolarización, se hizo a costa de millones de desocupados y una pobreza récord. El tipo de cambio fijo y la apertura sólo sirvió para aumentar la desindustrialización, concentración y extranjerización de nuestra economía que ya venía creciendo desde la dictadura. Y no evitó nuevas crisis, ya que la deuda externa siguió creciendo y nos llevó al desastre que dio origen a la rebelión popular de diciembre de 2001. Dicho sea de paso: la propuesta de Menem era pasar directamente de la convertibilidad a la dolarización. Si no se avanzó en esa dirección fue justamente porque el pueblo en la calle impuso el no pago de la deuda.

Por último, no es cierto que la dolarización terminará con la inflación y las crisis. Como ejemplo tenemos a Ecuador, dolarizado desde 1998, y que siguió sometido a procesos inflacionarios y a los ajustes del FMI, como el de fines de 2019, que dio origen también a una enorme insurrección popular.
En síntesis, se trata de una propuesta que encubre un super-ajuste de salarios y jubilaciones, a la vez que nos somete aún más a la semicolonización de nuestro país.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s